Reports

Report – Zona Lúdica 2019

Este puente de mayo, al igual que los últimos 5, no faltamos a nuestra cita con los juegos de mesa en Mollina. Pese a formar parte de la organización y tener que currar en todos los eventos del mismo tipo que se organizan en el CEULAJ; es éste el evento en el que más tiempo nos reservamos para darle a nuestro hobby. Desde estas líneas haremos un repaso a lo acontecido y  jugado en  ZONA LÚDICA 2019.

¿Qué es Zona Lúdica?

Para empezar, vamos a contar un poco de qué va el evento para los que no lo conozcan. El nombre oficial del evento es Encuentro de Juegos de Mesa: Zona Lúdica y se celebra todos los años alrededor del puente de mayo desde 2009 en el CEULAJ (Mollina). Es un evento organizado mayoritariamente por miembros de la asociación Educar Jugando y su objetivo es promover entre los jóvenes alternativas de ocio saludables. Aunque la labor de esta asociación está orientada principalmente a los jóvenes, este año en Zona Lúdica se han reunido unas 600 personas de todas las edades para compartir su pasión por los juegos de mesa. Y, como no podía ser de otra manera, para allá que fuimos nosotros a pasar 4 días jugando a todo lo que se nos puso por delante.

En Zona Lúdica se organizan muchas actividades (demostraciones de juegos editados y prototipos, torneos, partidas programadas, etc.), pero para nosotros lo mejor del evento es sin duda su enorme ludoteca: actualmente, tienen casi 1600 juegos diferentes y cada año la amplían con un montón de novedades. Así que, como cada año, llegamos a Mollina con las pilas cargadas a tope, deseando empezar nuestro maratón de juegos de mesa.

Este año quisimos ser un poco más ordenados que los años anteriores y nos hicimos una lista de los juegos que queríamos probar… ¡fue totalmente inútil! Hay tal cantidad de juegos y todos tan apetecibles que al final nos volvimos a Madrid con la lista a medias. A continuación, os cuentamos lo que nos dio tiempo a probar.

JUEVES 2 DE MAYO DE 2019

Arquitectos del Reino del Oeste

Agradable juego de gestión de recursos y colocación de trabajadores. Lo que lo hace diferente es que las acciones se ven potenciadas por el número de trabajadores del mismo jugador que se acumulen en ellas. Así, si en tu turno dedicas uno de tus muñequitos a ir a una acción a la que has ido anteriormente, cada vez conseguirás más beneficios y recursos. Para evitar que esto se haga muy bestia, hay una acción en la que puedes vaciar localizaciones “secuestrando”  a los trabajadores de los demás, obligándoles a perder tiempo y recursos en recuperarlos.

También tiene mecánicas ya vistas en otros juegos como Coimbra, en el que no sólo hay que vigilar los puntos de victoria, sino que también hay que vigilar como los consigues y no perder en ello muchos puntos de virtud. En este juego tendrás que corromper el sistema (ser “malo”) lo justo para obtener beneficios más rápido sin que te pase factura en la puntuación final.

Tiene un aire a la saga del mismo autor formada por los juegos Saqueadores del Mar del Norte y Exploradores del Mar del Norte.

Flamme Rouge

Sin duda el juego es divertido, es competitivo, representa muy bien lo que es una carrera tensa de ciclismo y lo disfrutas aunque no te hayas subido nunca a una bici. Si encima te gusta el ciclismo pues mucho mejor, pero el juego está tan bien hecho que no es imprescindible ser un fan del Tour de Francia para emocionarte con él.

Dispones de un mazo de cartas de energía para cada uno de tus corredores (rodador y velocista) que debes ir gestionando durante toda la partida para llegar a la meta. Como en la vida real, ir tirando del grupo penaliza y hace que tu mazo de energía se vaya llenando de cartas de cansancio. Así que es importante elegir bien el momento de la escapada para no fundir a tus pobres ciclistas.

Perfecto para 4 jugadores y muy ampliable para 8 haciendo equipos. Nos quedamos con ganas de probarlo el año anterior y este año ya no se nos escapó.

Lewis & Clark

Sin duda es uno de nuestros eurogames favoritos y aprovechamos la ocasión para explicárselo a algunos no iniciados. Es una mezcla de gestión de cartas y recursos para llevar a cabo una carrera de exploración por el antiguo oeste americano. Durante la partida deberás gestionar muy bien tu mazo de acciones y tus recursos para ir avanzando más rápido que el resto sin ser avaricioso, pues acumular demasiados recursos te dificulta acampar y retrasa tu avance.

Tiene mecánicas bastante diferentes y partidas no demasiado largas, para lo que es habitual en el género, que lo convierten en una buena opción para los jugones poco acostumbrados a los “eurogames duros”.

Tudor

Este no lo teníamos apuntado en nuestra lista, pero fue uno de los grandes descubrimientos de este año. Es durillo, profundo y lo empezamos a jugar ya de madrugada… pero nada puede con nosotros. Empezamos un poco dubitativos, como suele pasar al inicio de este tipo de juegos, pero enseguida nos metimos en el papel y pusimos nuestra estrategia a funcionar a tope para lidiar con las luchas de poder de la corte. No ha entrado en nuestro Top 3, pero sin duda el 4º podría ser.

Un original sistema de anillos para representar donde tienes influencia y lo que puedes hacer con ella, tablero y accesorios muy coloridos y mucho puteo en las acciones son los elementos a destacar de Tudor. Las mecánicas son sencillas, pero tiene un fondo muy estratégico que en ocasiones te hace rozar el AP.

VIERNES 3 DE MAYO DE 2019

Overbooked

Entretenido juego de peso medio en el que tendremos que hacer encaje de bolillos con los pasajeros que lleguen a nuestro avión para que todos estén contentos y no tengamos que aplicar el temido Overbooking. No separar a los enamorados, ni a los niños de sus padres ni a los grupos que viajan juntos, y a la vez estar atento a las peticiones de ventanilla, pasillo y demás será imprescindible para ser la compañía aérea mejor valorada. Con una estética muy agradable, nos entretuvo haciendo que nos comiéramos la cabeza en cada jugada.

Papúa

Teníamos ganas de probar uno de los juegos que sacó Devir la temporada pasada, que además es de creadores españoles. La experiencia fue buena en general, sin la profundidad que nos suele gustar pero con mecánicas diferentes. Colocación de trabajadores y colección de cartas para ser el mejor explorador en partidas de menos de 45 minutos.

A las Puertas de Loyang

No podíamos volvernos de Mollina sin probar las novedades de Uwe Rosenberg, ya que es sin duda nuestro diseñador de juegos favorito. A las Puertas de Loyang no nos defraudó en absoluto. Tiene la parte de plantar verduritas típica del autor, pero las mecánicas son muy diferentes a las que nos tiene acostumbrados.

Luxor

Otro de los juegos más comentados de uno de nuestros autores favoritos. Aunque habíamos oído que era un juego más familiar, somos muy fans de los otros trabajos de Rüdiger Dorn (Karuba, Istambul y Las Vegas) y nos animamos a probarlo. Además ha sido uno de los nominados de los Spiel Des Jahres y eso siempre es garantía de calidad. Al final confirmamos que incluso cuando expande sus creaciones a otros géneros (en este caso juegos familiares) es uno de los grandes autores. La mecánica de gestión de la mano en la que sólo puedes jugar las cartas de los extremos sin cambiar nunca la posición de las mismas y cada carta que añadas irá en medio de las otras 4 nos parece una maravilla de idea. Por lo demás, es una entretenida carrera en la que hay que ir decidiendo si correr para llegar el primero o pararse para robar más tesoros que el resto.

Dados y Colonos

No todo iban a ser aciertos en nuestras elecciones de juegos. En este caso no disfrutamos de un juego del que nos habían hablado muy bien. Le daremos una segunda oportunidad, ya que entre que se jugó mal parte de la partida por no entender bien las reglas y que el arte del juego no nos gustó (esto último tiene peor solución) la partida fue un poco desastre. El juego tiene bases para ser muy disfrutón: hay que colocar losetas, gestionar una bolsa de dados y conseguir mayorías en los recién descubiertos terrenos para puntuar y recolectar. Nosotros no nos rendimos y prometemos una futura reseña profundizando en el juego.

Carcassonne (Cazadores y Recolectores)

A estas alturas del fin de semana se nos encaprichó jugar a un clásico. En concreto el Dados y Colonos nos abrió el apetito de colocar losetas y decidimos hacerlo a la antigua usanza. Lo bueno que tiene el Carcassone es que siempre hay una variante que no se haya jugado o al menos no se haya trillado tanto. Nos decantamos por el Cazadores y Recolectores, que nos pone en la piel de antiguos pobladores que tienen que cazar, recolectar y protegerse de los tigres dientes de sable. Como el resto de variantes de Carcassonne, no nos defraudó en absoluto.

Cubirds

Tras un viernes de mucho jugar y aproximándose ya la hora de irse a la cama decidimos bajar el nivel de uso de neuronas con Cubirds, uno de los últimos juegos editados por Maldito Games. ¡Estos pájaros cuadriculados realmente nos conquistaron! Con poquísimas reglas, tenemos un juego de esos con chicha, muy agradable de jugar y sin esperas entre turno y turno. En resumen: muy entretenido y que puede ver mesa fácil para jugar partidas de 20 minutos. Nos recordó al Coloretto o al Piko Piko. Es de ese tipo de juegos que encajan muy bien en la ludoteca de todo el mundo por su bajo precio y su rejugabilidad.

Whoosh

Y terminamos el día jugando a este simpático Jungle Speed. Whoosh toma prestada la mecánica del mítico juego del tótem para ponernos a cazar simpáticos monstruos. Nos resultó más difícil que el Jungle Speed ya que hay que estar atento a muchos más símbolos. No sé si será que el otro le tenemos muy jugado y este nos sorprendió, pero pensábamos que estaba más orientado a niños.

SÁBADO 4 DE MAYO DE 2019

Patchwork Doodle

Otra de las novedades que había que probar era esta reinvención del Patchwork. El juego original nos parece una obra maestra, uno de los mejores juegos para 2 personas que hay. Este mantiene algo de la esencia del original pero ampliado para hasta 6 jugadores. Poco más se puede añadir a un juego basado en otro TAN bueno. Es divertido, lo puedes jugar con más gente y además puedes desatar tu lado artístico a la hora de hacer tu colcha. ¿Qué más se puede pedir?

Viticulture + Tuscany

Este también lo habíamos jugado, pero sin la expansión. La primera vez nos dejó la sensación de que era mejor de lo que nos había parecido. Entre que nos decían que estaba desequilibrado y que la partida no se desarrolló del todo bien, nos quedamos con la sensación de que había que darle otra oportunidad. Y esta segunda vez la sensación fue mucho mejor. Es probable que la expansión Tuscany tenga algo que ver. Aporta muchas cosas que no hacen más que mejorar el juego básico, hay quién dice que incluso arregla ese supuesto desequilibrio del original. Lo cierto es que este eurogame de crear vinos nos gustó bastante. El tablero de la expansión está mas ordenado, las cosas se ven mejor y eso ayuda a que la partida fluya mejor, cosa importante para este tipo de eurogames cuya duración siempre ronda las 2 horas.

Octo Dice

Entre la amplísima ludoteca que hay en Zona Lúdica encontramos este desconocido juego que creíamos que podía encajar en el hueco de media hora que teníamos antes de comer y así fue. Sin que pase a la historia de los juegos, nos hizo gracia la cantidad de dados que tiene con pulpos dibujados que hay que ir tirando y seleccionando (estilo Piko Piko) para ir puntuando en tu cuaderno de experimentos. Dados y pulpacos… ¿qué puede salir mal?

Siberia

Del creador de Orleans y Altiplano (Reiner Stockhausen), nos quedaba por probar este juego. Nos dejó peor sensación que los anteriores (que nos gustan bastante) por ser un poco más ligero y de menos pensar. La estética es muy similar a Orleans, y algunas mecánicas recuerdan al clásico juego de la ciudad francesa. En este se trata de extraer los recursos naturales de la región rusa de Siberia y venderlos al precio más alto posible para tener más dinero que nadie al finalizar la partida.

Cytósis

Y para terminar, rematamos con un juego que causó sensaciones encontradas. Es cierto que nuestro grupo es más crítico con los juegos de colocación de trabajadores que con otro tipo de juegos, pero este nos llevó un rato de análisis y discusión. Llegamos a la conclusión de que está muy bien hecho, tenemos amigos médicos y biólogos que nos comentan que están maravillosamente representadas las funciones de las células y los procesos, pero le falta algo.

Hacer un juego de mesa sobre este tema y que sea entretenido y fiel tiene muchísimo mérito. Las ilustraciones acompañan y hasta se aprende (o se recuerda lo estudiado) cuando se juega. ¿Qué pega tiene? Pues que nos parece que hay poca variedad de eventos, de cartas, de situaciones. Nos encantan los juegos que una vez hechos tienen muchas cartas variadas que dan infinitas posibilidades, que en tu cuarta o quinta partida aún te encuentres cartas o elementos que no conocías. Por ejemplo, el Agrícola y sus múltiples oficios y adquisiciones, el Terraforming Mars y su mazo enorme de proyectos o el Viticulture sin ir más lejos. En el Cytosis nos dio la sensación de que a mediados de la partida ya nos salían todo el rato las mismas cartas y eventos. Puede ser debido a querer mantenerse fiel al tema celular y por eso verse limitado a las funciones biológicas, pero a nosotros nos nos dejó un sabor amargo este aspecto.

DOMINGO 5 DE MAYO DE 2019

Newton

Y por casualidad o accidente, el último juego que pudimos probar fue Newton y no podíamos haber elegido mejor colofón: nos conquistó. Newton tiene todo lo bueno del Lorenzo y Los Viajes de Marco Polo junto. Con varias zonas en las que progresar, varias maneras de conseguir ser el mejor investigador, gestión de cartas, de acciones y de “trabajadores”, draft de personajes al inicio para que luego cada uno se lance eligiendo el camino de la ciencia más apropiado… lo tiene todo.

Muchos le afean a este juego su nula interacción, pero eso es algo que a nosotros no nos parece que sea algo que tenga que tener un juego para ser bueno. La interacción es un elemento más del juego, igual que lo es tener dados o cartas u ninguna de las dos. Interactuar con otros es una forma de jugar que no es mejor ni peor. En este juego cada jugador se concentra en su juego y en ocasiones se roban puntos de victoria del tablero a un rival.

Pasamos un par de horas fantásticas. Es de esos juegos que dan ganas de volver a jugar una y otra vez para “interactuar” contigo mismo y superarte en la siguiente partida. Muy recomendable.

 

NUESTRO TOP 3

Todos los juegos a los que hemos jugado este año tienen cosas buenas y nos ha encantado probarlos, pero no podíamos terminar este report sin acordarnos de los 3 juegos que nos han ENAMORADO. ¡Estamos deseando incluirnos en nuestra ludoteca personal!

VUELTA A CASA

Cada año se nos hace más duro volver a casa… lo pasamos tan bien en Zona Lúdica y desconectamos tanto de nuestra vida diaria que nos gustaría quedarnos allí para siempre. De todas maneras, este año nos hemos traído a casa unos cuantos juegos nuevos para hacer más llevadero el tiempo hasta el próximo viaje a Mollina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *